Fundación Petrü Pelom certificó a los primeros 15 terapeutas cannábicos en Latinoamérica

En una ceremonia en el auditorio de la Casa Central de la UTFSM, cerraron la IV Semana de la Conciencia  Cannábica 

(Informe de Espacio Regional)

Ya no es un misterio que la cannabis sativa se aplica en la medicina tradicional y alternativa, en los niveles y aplicaciones que correspondan. Males respiratorios, enfermedades degenerativas y dolores musculares, entre otras enfermedades, han podido ser resueltas con una aplicación de cannabis, en forma de aceite, cremas, infusiones y con muy buenos resultados.

De lo anterior, las recomendaciones van siempre por el lado positivo del uso del componente principal de la marihuana para fines medicinales y recreacionales, dejando de lado las intenciones de que por el solo hecho de fumar la hierba es suficiente. Ese es un tema, obviamente, personal.

Y en este contexto, se desarrolló en la Universidad Técnica Federico Santa María en Valparaíso, la IV Semana de la Conciencia Cannábica, organizado por alumnos de dicha universidad agrupados en Cannábicos UTFSM, con variadas actividades e invitados en torno a la cultura de la cannabis.

Fue así como la Fundación Petrü Pelom fue la encargada de presentar en sociedad a 15 jóvenes que se formaron en Terapeutas Cannábicos, siendo los primeros en su tipo en Latinoamérica, según nos contó Yessica Albornoz, directora de la Fundación: “Esta certificación se hizo a través de Gestión 22 e incluyó información del doctor Raphael Mechoulam, y se formó este primer curso de terapeutas cannábicos y, por lo que sabemos, son los primeros terapeutas de Latinoamérica en recibir esta formación. Fueron 15 de 20 jóvenes que se certificaron, en alianza con Cannábicos UTFSM y recibieron una beca de 13 millones que implementó la Otec”.

Respecto de la empleabilidad o uso de esta certificación, Albornoz destacó que “en el ámbito de la salud es amplia, hay kinesiólogos que optan por hacer masajes con cannabis, uso tópico, no solo es tomar aceite, también se pueden consumir alimentos con cannabis, pero en el proceso que corresponda. No es bueno consumir cualquier tipo de cannabis.  Ser bien conscientes que si estamos en un estado ansioso y consumimos cannabis sativa, no vamos a obtener un buen resultado. Podremos pasar un rato entretenido, lúdico, pero a la larga causamos un gran estrago porque generamos otro nuevo caso de ansiedad”.

Uno de los terapeutas, Fernando Becerra, joven trabajador de la construcción, destacó que fue “una experiencia super grata. Nos costó harto llegar a este punto y nos esforzamos en conseguirlo y poder llegar a la gente cuando tengan dificultades”. 

 

 

Deje su comentario en su plataforma preferida