Casablanca: Remoción del Administrador Municipal derivó en un enroque hacia Secpla.. y provoca roces en el Concejo Municipal

Plaza de Casablanca

La figura del cuestionado funcionario Alfonso Barros asumirá en dicha unidad, según lo indicado en la reunión. Por su parte, discusiones entre concejales, aplicaron un poco de pimienta…

En la sesión ordinaria de Concejo Municipal del martes 8 de enero, se puso en discusión la petición hecha tanto por los concejales Iván Durán y Óscar Salazar, por un lado, y por Karen Ordóñez y Fernando Aranda, por otro, respecto al cargo de Administrador Municipal que ocupaba hasta ese momento, Juan Alfonso Barros Diez.

Las presentaciones de los concejales apuntaron al historial de dicho funcionario y sus conflictos de interés, por intermedio de su empresa Santiago Sale Ltda., con negocios en Casablanca en el ámbito turístico, medios de comunicación, marketing, gestión de patentes para sociedades de inversión, artesanía, bicicletas, hostales, entre otros. Sumado a esto, horas extras no declaradas, según Contraloría, en el informe 159-18.

La figura de Barros es polémica: muchas personas fueron despedidas de la municipalidad, desde profesionales, técnicos y auxiliares. Y no pocas personas lo acusan de altanería y soberbia con los empleados municipales y con la atención al público, a todo tipo de personas. Con esos antecedentes, el tema se tocó en el Concejo del martes…

Lo que sucedió en la sesión

Fiel a su estilo, el alcalde Rodrigo Martínez defendió a brazo partido a su mano derecha. Fustigó a los concejales, especialmente a Iván Durán, que lo tiene de casero, ante los arteros ataques y que Alfonso Barros “es una persona intachable, que ha sabido conducir la parte administrativa” y que todos los informes de Contraloría “han demostrado que se ha obrado bien”. Acusa que “producto de la continua persecución y hostigamiento que ha sufrido nuestro administrador municipal, Alfonso Barros Diez, por parte de del Concejal Iván Durán Palma, y a la que se suma, además, una petición de este concejal junto a Oscar Salazar para que el alcalde solicite la renuncia de Alfonso Barros ante el concejo municipal animosidad en la solicitud de destitución”, según lo publicara en su red social de Facebook.

En parte del audio de la sesión de concejo, se notó muy alterado al alcalde Martínez, al responderle al concejal Durán:

Al mismo tiempo, el alcalde destacó la solicitud de remoción (y hace referencia al término jurídico) que presentaron los concejales socialistas Karen Ordóñez y Fernando Aranda, que “sí lo han dejado trabajar (mencionando también a los concejales de su sector Ilse Ponce y Ricardo Castro)”, “y que usted no entorpezca y no siga entorpeciendo la labor de este Concejo” (refiriéndose al concejal Durán).

Es así como desde el viernes pasado, Alfonso Barros se va a Secpla y el alcalde Martínez dice que el cargo de Admnistrador Municipal queda vacante. Y que como casablanquino, “agradece el tremendo esfuerzo en estos cinco años como administrador a Alfonso Barros”. Así, ya estaba destinado a otro cargo el funcionario público, ya que los cuestionamientos venían arrastrándose desde un par de semanas. O sea, el requerimiento presentado con fecha 7 de enero por parte de los concejales socialistas, fue una mera formalidad, y de alguna manera había que descomprimir el ambiente al interior de la alcaldía.

Por su parte, el concejal Durán le replica que su labor es fiscalizar, que no es primera vez que el señor Barros es cuestionado y hasta solicitado su remoción. Le rebate cada observación a los puntos que la alcaldía ha descartado y pidió un sumario administrativo:

Las discusiones posteriores

Luego de esta intervención, se enfrascaron en una discusión los concejales Aranda y Durán. Entre otros puntos, Aranda fustiga a Durán por el abuso de su posición por ser el concejal más votado, cuando la ley indica que a falta del alcalde, asume la representación el concejal más votado que esté presente y no es obligación del más votado per se. También le reprochó que haya votado en contra del presupuesto municipal en “proyectos que son necesarios para la comuna y que no deben ser dejados de lado”, como postas rurales, alcantarillado, dando un “no” a estas necesidades e incluso al espectáculo que abrió el verano. Aranda incluso acusó presiones de “grupos minoritarios”:

Durán replicó que “sí leyó las actas y los documentos”, agregando que “no aprobé dos partes del presupuesto. Cuando hagamos una defensa del Administrador Municipal que veo que usted la tiene muy clarita y lea bien los papeles”. Mientras, Alfonso Barros seguirá en la municipalidad en otro puesto de confianza.

(Continuará…)

Deje su comentario en su plataforma preferida