Carta para Eddie Morales y José Promis, desde Ciudad Juárez

Eddie Morales y José Promis. Dos períodos: 1996 y 2018. Fotos cedidas a ER.

«Aprovecho este medio para pedirle, si usted lo cree oportuno, el favor de hacerle llegar de mi parte al Dr. Promis un sincero saludo y que no siempre es placentero ni es una compulsión leer lo llamado policial, aunque en su momento Borges, Alfonso Reyes, Xavier Villaurrutia, entre otros, opinaron lo contrario».

Carta de nuestra lectora, María Ávila, desde la fronteriza Ciudad Juárez, Estados Unidos Mexicanos.

Estimado Dr. Eddie Morales:

Por medio de este conducto me dirijo a usted para felicitarlo por sus novedosas e informativas crónicas que sin duda, debido a su gran trayectoria profesional, han sido fundamentales para situar en un lugar destacado a Espacio Regional más allá de los confines geográficos de Chile. Ratifica lo expuesto su crónica del 4 de junio de 2020 en la que hace un recuento, a manera de entrevista, sobre los inicios en la crítica literaria del prestigioso Dr. José Promis quien ahora vive en Santa Rosa donde, según el autor de machos envidiosos = narradores torturados, (1) lee por placer novelas policiales.

En efecto, dentro del ámbito literario de Chile y fuera de éste, el apellido Promis (2) conlleva a la valiosa información que usted menciona en su crónica y en la cual también subraya las notables aportaciones del Dr. Promis y del, asimismo prestigioso, Dr. Cedomil Goic a las letras y a la cultura del país de dos poetas Nobel. A ello agrego que los apellidos Promis y Goic resuenan con fuerza entre la gran diversidad de críticos y críticas literarias chilenas. Cabe señalar que en dicha área también han destacado con sus articulejos Gabriela Mistral (lo decía), (3) Diamela Eltit, Raquel Olea, y así sucesivamente.

De igual forma, aprovecho este medio para pedirle, si usted lo cree oportuno, el favor de hacerle llegar de mi parte al Dr. Promis un sincero saludo y que no siempre es placentero ni es una compulsión (4) leer lo llamado policial, aunque en su momento Borges, Alfonso Reyes, Xavier Villaurrutia, entre otros, opinaron lo contrario. De hecho, tales lecturas divergentes, o si se prefiere bifurcadas, surgen, por ejemplo, de los relatos clásicos de Poe: Los crímenes de la calle Morgue y El misterio de Marie Rogêt.En el primero un orangután masacra a una madre y a su hija. En el segundo, basado en un hecho real, el detective Dupin y los policías no encuentran al asesino/los asesinos dela joven mujer que fue arrojada sin vida a un río. Tampoco en la no-ficción los policías de Nueva York pudieron aprehender ni siquiera a un mandril o algo parecido a su especie; pues de haberse encarcelado incluso a un chivo expiatorio, aún así se estaría exhibiendo otro tipo de irraciocinio.

En pleno siglo XXI, hombres de todas las edades siguen violentado y asesinando aniñas, adolescentes y mujeres en el mundo. Dichos tratos inhumanos se difunden a través de varias formas de comunicación, siendo una de ellas la canción de protesta, ya adoptada internacionalmente, Un violador en tu camino de la autoría de cuatro chilenas llamadas Las Tesis; otra de las exposiciones revelantes es La parte de los crímenes (5) de Roberto Bolaño. La ONU reporta que cada dos horas se asesina a una mujer por su género en América Latina. Los minutos que a usted le lleve leer este mensaje, son los minutos sustraídos de la vida de una mujer en algún país latinoamericano. Por otro lado, a sabiendas de que lamentablemente el covid 19 y sus mutantes siguen sin control en algunos países, espero que el Dr. Promis y Ud. se encuentren bien en compañía de sus familias. Un cordial saludo y mi agradecimiento anticipado desde la fronteriza Ciudad Juárez!

Notas

1. Me tomé la libertad de reescribir lo que dijo el autor de El neopolicial criollo de Ramón Díaz Eterovic en relación a los narradores que agreden a la hiper exitosa escritora Isabel Allende por no considerarla una de ellos. En ese entonces el Dr. Promis dijo que sus conductas denotaban machismo y envidia; anteriormente el crítico había calificado las publicaciones de esos narradores creídos los filósofos de Chile de ser una narrativa torturada.

2. Breve adición al apellido Promis; conforme a datos de Internet, se refiere al conocido crítico literario y a su hijo músico, cantautor.

3. Valioso e informativo su trabajo de investigación: Gabriela Mistral, hagiógrafa. La imagen del Poverello de Asís en su escritura poética (2008).Hasta el día de hoy, es un tema poco explorado.

4. El Dr. Promis afirma en uno de sus artículos que la lectura de El juego de Ripper de Isabel Allende se asemeja al acto de devorar compulsivamente french fries. Encontraste a este símil sabrosísimo, las novelas y los cuentos policiales del chileno-croata Ramón Díaz Eterovic se leen rápido y a su vez distan de lassus(b)versiones respondonas a los códigos genéricos clásicos de Poe, Dashiell Hammett y Raymond Chandler que bien pueden observarse a través de la detectiva Bruna Husky de Rosa Montero, Novela negra con argentinos de Luisa Valenzuela, Osseios de Pandora de Sonia Coutinho, entre varias personajas de/u obras de escritoras prestigiosas, dueñas de sus propias formas singulares de narrar y, por excelencia, muy visibles más allá de España y América Latina. E igualmente a la inversa, desde tierras mexicanas, resaltan las obras fuera-de-serie de las escritoras Silvia Molina, La familia vino del norte; Cristina Rivera Garza, La muerte me da; Carmen Boullosa, La milagrosa. En las tres novelas, las narradoras toman, usan, deshacen y – con todas sus letras -manipulan a su antojo algunos ingredientes genéricos clásicos que traducidos del inglés al español en el país azteca llamaron, principalmente, como policia(l)/co o negro María Elvira Bermúdez, Reyes, Carlos Monsiváis, Rafael Ramírez Heredia, entre otras/os mexicanas/os de las letras que optaron por las aún vigentes traducciones mencionadas. Tampoco se quedan atrás las narradoras chilenas Marcela Serrano, Elizabeth Subercaseaux y Paula Ilabaca cuando deciden tomar literalmente la palabra policial o, dicho de otro modo, tomar al toro por los cuernos. En cambio, el creador del gato Simenon chileno un día llama a sus escritos formulaicos seriados de un modo, otro día de otro y el otro de otro. De sus propios enredos junto con los de sus editores mercadólogos, lo único que resulta claro es que Díaz Eterovic se vuelve conocido a nivel nacional e internacional, pero después de la vertiginosa recepción mundial de Gabriela Mistral, María Luisa Bombal, Isabel Allende, Diamela Eltit, Mon Laferte, Neruda, Salvador Allende, Donoso, Bolaño, incluso Los ángeles negros, Festival de Viña, Andrés Bello, Ariel Dorfman el tango, y un largo etcétera de eventos, música y grandes personalidades chilenas. Un dato importante que podría enfadar todavía más a los criticones de la escritora Isabel Allende, es que sus trabajos literarios se vende muy por encima de los de Gabo García y Vargas Llosa – los dos Premio Nobel, seguidos muy por debajo de los narradores chilenos.

5. Si acaso una antipo-é(tica). En relación a Los detectives salvajes, son conocidas las aportaciones de los reconocidos críticos Promis y Grínor Rojo a las/os estudiosas/os de la obra (en general) de Roberto Bolaño. Queda decir bien rapidito que los Rafaelos-Bernal y Ramírez Heredia -, Pepe Martínez de la Vega, Manuel Puig, Bolaño Eduardo Mendoza y Manuel Vázquez Montalbán son irrepetibles para sus imitadores cándidos o no, y maestros para – los de siempre – sus eternos pupilos.

Deje su comentario en su plataforma preferida