OPINIÓN: Los hombres de la calle en Casablanca, por Waldo Vera Sánchez

Los hombres de las Calles de Casablanca, es un llamado de atención a nuestra sociedad, a aquellos habitantes que han dejado el sistema o bien ha sido la misma sociedad quien no les ha prestado debida atención, muriendo algunos de ellos inmersos en el alcoholismo, con falta a sus derechos humanos y en pleno abandono

Waldo Vera Sánchez. Arquitecto. Imagen ER.

Son pocos los hombres de las calles en Casablanca, en nuestra memoria resuenan algunos que ya dejaron nuestro mundo.

En el recuerdo al menos de la memoria colectiva resuena el nombre de René Embreque, un hombre cuya imagen inmortal y caballerosidad marcó a generaciones. Hincha del Everton, de sombrero abrigo y cigarro, era un hombre que pululaba las calles de aquella polvorienta ciudad. “El loto” también fue un hombre conocido de las calles de Casablanca, un poco más reciente, su figura haraposa , de barba, cortavientos y ojos asimétricos, ayudaba a dirigir la salida de los vehículos en el centro de la ciudad. Usualmente a maltraer, “El loto” apareció con el tiempo con una notoria cojera y así fue su recuerdo hasta que dejó este mundo.

Antes que “El loto” en las calles de Casablanca, en el sector de Santo Toribio conocimos al “Potito con yapa”, un hombre de baja estatura, quien se desplazaba con una muleta de madera. Con una discapacidad acentuada los golpeteos en la acera de esta muleta, que cargaba prácticamente todo su cuerpo le conocimos llevando su bolsa de género y recorriendo el sector.

Hace muy poco otro personaje que fue despedido como una verdadera autoridad: fue “Corderito”, él fue un compañero de muchos funerales y de asidua asistencia a misa en el templo parroquial. Entonaba los cánticos religiosos con ferviente devoción, siempre a destiempo que el cantico de los otros, pero muy caballero daba la paz a todos en el templo. “Corderito” siempre sonriente, con su camisa afuera y a veces descalzo, peregrinaba por todo Casablanca, su ánimo de peregrinación lo llevó a su descanso definitivo y fatal.

Los hombres de las Calles de Casablanca, es un llamado de atención a nuestra sociedad, a aquellos habitantes que han dejado el sistema o bien ha sido la misma sociedad quien no les ha prestado debida atención, muriendo algunos de ellos inmersos en el alcoholismo, con falta a sus derechos humanos y en pleno abandono. “Bruno”, aquel muchacho que ayuda a salir a los vehículos a cambio de una moneda, es un hombre actual de la calle de Casablanca, muchos le conocemos y le guardamos afecto por su gentileza y ayuda, sin embargo “Bruno” ha padecido de uno de los más cobardes ataques, más allá de sus propias cargas emocionales y problemas que le han llevado a la calle, fue cobardemente golpeado y acuchillado. ¿Qué ser humano podría golpear y acuchillar a un hombre de la calle ?… Una pregunta que más allá de la justicia, nos habla de un mundo que se asemeja al Leviatán de los mares, que se libera en la tranquila aldea del barco velero del poeta Galaz .

Los denominadores comunes de los hombres de las calles, es que más allá del personaje querido y conocido, son personas que padecen la soledad y el desamparo. Adicciones y pobreza, en algunos casos la indiferencia social y el abandono de las redes de asistencia locales. Un acercamiento a definir una PSC (persona en situación de Calle) es revisar las razones de por qué están en calle. La noticia publicada el 10 de Julio del 2017 por Radio Cooperativa señala que en la Región Metropolitana, un 35,9% de las personas está en calle por problemas familiares, un 14,8% por consumo problemático de alcohol y un 9,3% por consumo problemático de drogas. Según nota del Diario de Cooperativa del 07 de Julio, de acuerdo a las estimaciones del Hogar de Cristo habría alrededor de 15.000 personas en situación de calle en todo el país. Las estimaciones las basan en que han atendido a 15.000 personas distintas. El resultado del nuevo registro social calle, publicado por ADN el 30 de Agosto de 2017, cifra en 10.610 personas a nivel nacional. Dadas las diferencias de número, se puede afirmar que al menos 10.160 personas en situación de calle han pasado por la encuesta oficial para su registro. Quedaría un número indeterminado de personas que no se sometieron o no accedieron a la encuesta del registro calle.

Algunas citas de PSC que publica la fundación de gente de la Calle prensa digital año 2017:

“Decidí ser pobre, pero soy rico, no tenis idea lo rico que soy, de otra manera“

“Una gran aventura. Yo digo que si lo miramos como deporte, es un deporte de alto riesgo, que sólo lo supera hacer cumbre en el Everest, porque aquí un descuido te puede costar la vida (por ejemplo el caso de Bruno de Casablanca). Aquí hay que ver y no ver. Ser y ser invisible.”

“Siempre hay que tener esperanza en que se puede dejar la calle, la droga o el alcohol, es muy bonito cuando eso pasa. En el programa Calle nunca me trataron como mendigo, me miraron siempre como una persona y eso me ayudó para levantarme”

Casablanca es una comuna muy pequeña, de gran extensión territorial, por eso cuando las personas en situación de calle comienzan a ser visibles ya sea por su muerte o violencia de todo tipo, es cuando la sociedad ha fallado, dejando profundas interrogantes sobre el sistema de protección social, las instituciones de seguridad , salud y dirección de desarrollo comunal.

Las opiniones vertidas en esta columna son de responsabilidad de quien las emite. Y no necesariamente, va de la mano con la línea editorial de Espacio Regional.

Comparte!
error0

Deje su comentario en su plataforma preferida