Crisis de la salud golpea a la región de Valparaíso

Ratones en Hospital de Quilpué y demoras excesivas en atención de urgencia en Hospital de Casablanca, son parte del cotidiano que deben aguantar los usuarios del sistema público de salud

Crónica de Espacio Regional más apoyo de prensa

Los usuarios ya no se quedan callados como antes. O hasta hace unos pocos años, mejor dicho. Esta semana, dos casos demuestran que no se trata de una mera denuncia o funa, es simplemente, recordar el delicado estado del servicio de la Salud Pública, donde se reiteran los malos tratos, la mala atención o la insalubridad.

En el Hospital San José de Casablanca, mientras se construye el nuevo recinto, se repite el tema de la espera en el servicio de Urgencia, ya que las categorizaciones al parecer no estarían cumpliendo su efectividad. La usuaria Tatiana Rojas nos mandó lo siguiente, del miércoles 22 de mayo de este año:

«Que indignación más grande saber que uno de los servicios más importantes de Casablanca sea como el que tenemos hoy en día. 
Que lastima que nos pasen a llevar así y de una forma de la cual no tenemos ni voz ni voto y que cuando alzamos la voz Existan represalias.
Somos habitantes de merecen respeto y creo que lo que hace el servicio de urgencia de nuestro pueblo es faltarnos el respeto.

No puede ser que hoy en día necesites 9 horas para una atención de emergencia 🚨 

Creo que nadie va a urgencias a pasar la tarde o distraerse, los que van es porque necesitan un servicio de URGENCIA que es este momento no existe.

No puede ser que un bebé de meses que no toma leche hace tres días porque devuelve su leche no sea una urgencia o que una abuelita sobre 70 años no sea una prioridad y que niños que se sienten mal tengan que esperar más de 8 horas para ser atendidos. Dónde están los criterios y las supervisiones y que cuando se pidan explicaciones se nos den respuestas ilógicas como si no entendiéramos.

Señoras y señores lo que no es entendible es que no tengamos una salud digna pero que aún así se nos descuente nuestro 7% para costearla. Que frustración más grande».

El siguiente es el vídeo que acompaña a la denuncia:

Ratones en Hospital de Quilpué

Lo más grave sucedió en un recinto que ya ha tenido serios cuestionamientos por negligencia y gestión. Es el Hospital de Quilpué, que fue noticia nuevamente esta semana, luego que dirigentes de la Fenats del recinto denunciaran la presencia de roedores en los pabellones UCI e incluso mosquitos:

En este caso, según informa Radio Cooperativa, «los funcionarios afirman que la «plaga» están presentes desde hace unas tres semanas, específicamente en el sector de Medicina de Unidad de Emergencia, no logrando obtener –según los trabajadores- respuesta desde la subdirección del recinto hospitalario.

«Los mosquitos y ratones se posan sobre pacientes, cableados, murallas y nuestra dirección no hace nada por esta insalubridad y malestar de nuestros pacientes», sostuvieron los funcionarios mediante una declaración pública.

A todo esto, según se consignó, el director del Hospital de Quilpué, Alejandro Alarcón, negó «rotundamente que existan plagas en el hospital de Quilpué», pues «son casos de eventos aislados, incluso se coordinó con la Seremi de Salud que se hiciera una inspecció y una fiscalización,  determinando que no hay plagas».

En ambos casos, el sistema de salud pública en la región de Valparaíso no ha presentado una mejora sustancial que no solo sea la renovación, ampliación y construcción de recintos como hospitales o cesfam. La atención al público sigue al debe y también un factor clave como la tercerización de los servicios que debe atender un hospital. A modo de ejemplo, en Quilpué se van a dejar en manos de terceros el servicio de lavandería y ropería, desligando de responsabilidades al recinto en sí.

La precariedad de la salud pública se ve así, amenzada, por la ausencia del Estado en materia de salud, que relega todo a quienes pueden pagar por un servicio, incluido el público, con el fin de atraer definitvamente a la salud privada, donde se debe pagar y no cifras pequeñas, por tener derecho a la atención de salud de la población.

Deje su comentario en su plataforma preferida