Falleció el destacado comunicador Héctor Hugo Arellano Herrera

A la izquierda, junto al cardenal Raúl Silva Henríquez. A la derecha, en una de sus últimas apariciones públicas.

Sus funerales serán en el cementerio de Quebrada Alvarado, en Olmué, este sábado 04 de mayo, luego de un último adiós en su casa de calle Angamos, en Limache

Crónica de Espacio Regional, en base a archivos del Museo de la Memoria y los DD.HH., más testimonios de redes sociales

A los 93 años de edad, falleció el periodista y fundador de Radio Limache, hoy Radio Latina, Héctor Hugo Arellano Herrera.

Se destacó especialmente en el campo de la Radiodifusión. Colaboró con el desaparecido diario «Clarín, y Jefe de Programación en Radio Caupolicán de Valparaíso entre otros numerosos cargos.

Fue expulsado del país en 1974, radicándose en Buenos Aires, pero ante la inseguridad reinante el Alto Comisionado de Naciones Unidas, Cruz Roja Internacional, Amnesty Internacional, hicieron posible su exilio en Luxemburgo, según lo indica el Archivo de Fondos y Colecciones del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

Hugo Arellano Herrera, luego de pasar las penurias del encarcelamiento, la tortura y la humillación, durante el golpe militar de 1973, fue acompañado por Yolanda Carvajal, quien fue su esposa, mujer de carácter y firmeza dentro de la familia Arellano. Es así como al término del régimen, Hugo vuelve a su país 17 años después de recuperar lo suyo, inclusive teniendo que luchar contra su propia familia y el recuerdo de su afanado y violentado pasado, en un documental dirigido por Juan Cofré Yáñez.

Por su trayectoria radiofónica, fue distinguido como Ciudadano Ilustre de Limache, en 2018. Y en el 60° Aniversario del Festival del Huaso de Olmué, fue galardonado como uno de los fundadores de dicho evento folclórico.

RELATOS E HISTORIAS QUE DEJÓ EN SUS AMISTADES

Indagando en redes sociales, encontramos algunos aspectos de su vida. Por ejemplo, el 30 de octubre de 1959, por decreto Nº4.685, del 27 de agosto del mismo año, es otorgada una concesión radial al periodista. La señal distintiva era CB-149, en la frecuencia de 1490 kilociclos (hoy kilohercios).

Cuatro años más tarde, el 20 de mayo de 1963, por decreto Nº761 del mismo año, es reemplazada su característica técnica, siendo la nueva frecuencia CB-156 Radio LIMACHE, que comienza a transmitir en los 1.560 kcs.

Allí, desfilaron prominentes voces que hicieron escuela en sus inicios en «La Radio», como desde sus inicios era conocida esta frecuencia. Por sus instalaciones pasaron grandes valores de la entonces radiotelefonía, entre ellos: el mítico Julián García Reyes, Augusto Gatica, la sin igual Milena Glasinovic, Eleodoro Lermanda y Carlos LeCerf, por nombrar algunos. Jóvenes voces que no tenían que desgañitarse frente al micrófono, porque los equipos eran de primera mano.

Las primeras emisiones fueron desde una pieza en la misma casa de su director propietario, quien se había venido de Valparaíso, luego que una flecha travesara su corazón. La emisaria de Cupido era Yolanda Carvajal, dama limachina en ese tiempo avecindada en Quebrada Alvarado.

Hugo Arellano Herrera no era ningún aparecido en esto de las ondas radiales. Ya le había tenido una basta experiencia como periodista en el arte autodidacta del periodismo, desaollando funciones de alta responsabilidad como director del Diario “La Unión” y Radio Minería. Por aquellos años Limache, era otra cosa, puesto que celebraba el centenario de la Villa San Francisco.

Por aquel entonces, doña Palmira Romano estaba en el municipio y la juventud se agolpaba en el Cine “París” -el único ojo de la ciudad- para ver a los nuevos ídolos del celuloide que se anunciaban en la revista “Ecrán”. Claro que las muchachas limachinas no tenían que soñar sólo con los actores del cine, porque los verdaderos astros los tenían al alcance de sus orejas.

ÉPOCA DORADA DE LA RADIO EN LIMACHE

Y, no sólo eran los “discjockey” -como les llamaban- sino porque, por magia de “La Radio” llegó hasta la ciudad toda la “Nueva Ola”, con Sussy Vecki, Mauro Cass, Luis Dimas, Wildo, Carlos Carlos, Larry Wilson y el “Pollo” Fuentes, entre otros. También la Nueva canción Chilena, con Violeta Parra; Rolando Alarcón y Patricio Manss y “Chile Ríe y canta”, de René Largo Farías. A partir de 1960 en Limache se comienza a vivir la década de los sueños y las utopías y “la radio” se convirtió de un referente en el corazón de pobladores y campesinos para contar verdades, como el precio real de los tomates que se pagaban en Santiago, que por arte del “birlibirloque” llegaban minimizados a Limache. Algo así como el precio de la Bolsa, pero por las ondas radiales.

De ahí a la política, había un salto y Hugo Arellano, con sus primeros 800 votos, se instaló en un sillón edilicio, con el inolvidable “Chono” Alegría, la eterna Palmira y otros tres, que componían un grupo que le sacó lustre a Limache, con carnavales Culturales y Ferias Regionales, que incluían hasta aviones en exposición debajo de los árboles de la avenida Urmeneta.

También, con espectáculos que hicieron historia. Como el “Encuentro Nacional de Bailes Chinos”, con el auspicio de “la radio” y en un espacio ubicado junto a los estudios: “La Vaguada”, un inmenso escenario al aire libre y con bancos hechos con trozos de eucaliptos. Allí se reunieron las cofradías más famosas, Luis Alberto Campos -el trovador de Pachacama-, Faustino Morales y sus bailes de Cai Cai.

En tiempos cuando Limache era una fiesta y las provincias de la zona se descolgaba sobre el pueblo en busca de milagros, que la Virgen, entonces –según dicen- dispensaba a manos llenas. Eran también los tiempos programas emblemáticos como la “Discoteca Popular” -con el auspicio de “Aliviol”-, que conducía Eleodoro «lolo» Lermanda, integrante de la nueva generación de “discjockey”.

La escuela en que se había convertido “la radio” -que aparecía en los “rankings” nacionales y recibía cartas de toda Latinoamérica- ya había logrado su primera promoción (Julián García Reyes, Augusto Gatica y Milena Glasinovic) quiene ya consagrados emigraron en busca de proyección nacional se habían cambiado de casa radial.

GOLPE MILITAR, EXILIO Y RETORNO

Tras el triunfo en las urnas de la Unidad Popular liderada de su gran amigo Salvador Allende Gossens, Hugo Arellana «La Radio» cambia la denominación del medio a CB-156 Radio VICTORIA de Limache, emisora de amplitud modulada que por aquel entonces era integrante de la cadena de emisoras Corporación. En este ambiente polarizado llegó el 11 de septiembre de 1973 y efectivos de la Base Aeronaval de El Belloto silenciaron “La Radio” -por largo tiempo-, ya no sería todo orejas, fueron confiscados sus equipos, incluso dejó de operar la Estación Pluviométrica que operaba en sus instalaciones de la emisora.

En este contexto, el militante socialista, Hugo Arellano, es detenido en el buque prisión «Transporte Lebu» donde tras ser víctima de apremios ilegítimos es reclamado en 1974 por la Embajada Argentina y junto a doña Yolanda, su esposa, e hijos, entonces alumnos del Colegio Alemán de Quilpué, inician su exhilio como asilado político.

Primeramente en Argentina, luego, aunque por breve tiempo en Holanda y posteriormente en Luxemburgo con su toda su familia hacia 1977. Ya con el advenimiento de la democracia, 1990, «Pancho Lebu», como se le conoció en circulos literarios vive alternativamente en Luxemburgo y en Chile.

Tras el retorno a la democracia, el Estado de Chile le reintegra su concesión radial, con lo cual en 1995 crea la hoy »Radio Latina» 98.5 FM, nuevo proyecto donde es acompañado por sus hijos Yolanda Ester Pedro Hugo, Erwin, Salvador Archibaldo, emisora de primera sintonía local, próxima a cumplir 24 años de vida institucional.

Sus restos están siendo velados en calle Angamos 390, su casa natal y donde están radicados los estudios de Radio Latina. Las exequias serán en el cementerio de Quebrada Alvarado, en Olmué, el sábado 4 de mayo, luego de una despedida en su última morada, a las 15:00 horas.

Comparte!
error0

Deje su comentario en su plataforma preferida