Opinión: “La economía circular llegó para quedarse”, por Juan Fernando Acuña

Director Regional de Corfo. Referencial.

«Creemos que en nuestro país están las condiciones para dar un salto y liderar el mundo de la economía circular. Para ello es clave que el sector privado junto a la academia se sume al trabajo que estamos realizando organismos públicos como el ministerio de Medio Ambiente, Economía, Corfo, la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático entre otros».

Por Juan Fernando Acuña, Director Regional de Corfo

¿En qué consiste la economía circular? La economía circular es un sistema de aprovechamiento de recursos donde prima la reducción, la reutilización y el reciclaje de los elementos. El paradigma del actual modelo económico lineal: producir, usar y botar estaría llegando a su fin.

Este modelo busca que los materiales que entran en el proceso productivo (ya sean materiales técnicos, como los plásticos o biológicos como la madera) se mantengan por el mayor tiempo posible o incluso de manera indefinida. Así, la economía circular se concibe como un ciclo continuo de desarrollo positivo que conserva y mejora el capital natural, optimiza el uso de recursos y minimiza los riesgos del sistema al gestionar una cantidad finita de existencias y flujos renovables.

Corfo asumió este desafío y lanzó el concurso de prototipo de innovación circular, ya que como Gobierno pretendemos instaurar este modelo en las diferentes empresas de nuestro país. Desde Valparaíso, apoyamos esta iniciativa porque creemos que es una alternativa que nos permite producir más, con menor impacto y mejor resultado en nuestra región.

Creemos que en nuestro país están las condiciones para dar un salto y liderar el mundo de la economía circular. Para ello es clave que el sector privado junto a la academia se sume al trabajo que estamos realizando organismos públicos como el ministerio de Medio Ambiente, Economía, Corfo, la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático entre otros.

Desde Corfo apoyamos el emprendimiento y la innovación. Invertimos los recursos de todos los chilenos en ambos sectores, por lo tanto, no es indiferente donde se colocan, razón por la cual debemos generar externalidades positivas. El emprendimiento y la innovación deben ir de la mano de un buen desempeño de los proyectos con sus modelos de negocios, donde actividades, procesos y productos se realicen en forma eficiente.

En nuestra región tenemos emprendimientos apoyados por Corfo que ya están trabajando en esa línea. Por ejemplo, “Idigreen” procesa el plástico tipo plumavit y otros como envases de yogurt para transformarlos en aditivo sellante para pinturas. Plastival, es una empresa que utiliza plásticos reciclados para la elaboración de bolsas y hoy –además-, está desarrollando un prototipo con material vegetal para no generar impacto en el medioambiente. En el ámbito de las aplicaciones, financiamos la app “Amamos Valparaíso”, definida por sus fundadoras como el Waze del reciclaje y el cuidado de la ciudad.

Como país y también como región debemos ser capaces de avanzar hacia una economía circular, que se caracteriza por ser restaurativa y regenerativa y que trata que los productos, componentes y materias mantengan su utilidad y valor máximo en todo momento. Para avanzar en esto, estamos en estrecha coordinación con ASIVA, la CRCP y la CChC, con quienes estamos coordinando un plan de trabajo.

Las opiniones vertidas en esta columna son de responsabilidad de quien las emite. Y no necesariamente, va de la mano con la línea editorial de Espacio Regional.

Comparte!
error0

Deje su comentario en su plataforma preferida