Columna de Francisco Riquelme: Casablanca se escribe en masculino

¿En Casablanca no hubo mujeres que dejaron una huella? Al parecer no solo hemos omitido a quienes fueron parte de la historia del país, sino también de la comuna. Las excepciones a rango nacional son Gabriela Mistral, Violeta Parra y Marcela Paz, con solamente pasajes que llevan su nombre en la villa Santa Bárbara.

Francisco Riquelme López. Periodista.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y la Huelga General Feminista programada para el viernes 8 de marzo, la Coordinadora 8M realizó una intervención en la red del metro de Santiago y rebautizó las estaciones con el nombre de mujeres que dejaron una huella en la historia de Chile.

Junto a figuras más conocidas, como Gabriela Mistral, Violeta Parra, Elena Caffarena y Ana González, se sumaron otros ejemplos no tan recordados como Laura Rodig, Araceli Romo, Carmen Bueno, Agustina Huenupe y la pequeña Javiera Neira, entre muchas más.

La acción efectuada en la capital, y especialmente la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, amerita la consulta respecto a cómo en Casablanca hemos contribuido a rescatar y mantener en la memoria aquellas mujeres importantes en la historia del país y de la comuna.

Los invito a recorrer Casablanca y ver los nombres de las principales avenidas y calles. Todos hombres. Bernardo O’Higgins, Diego Portales, Arturo Prat, teniente Merino Correa, Pedro Mayorga, Alejandro Galaz, doctor Vildósola, Lautaro, Caupolicán, Juan Verdaguer, Mariano Latorre, Roberto Loyola Toribio Larraín. Se le suma una lista de nombres de ciudades como Arica y Punta Arenas, batallas como Chacabuco y Maipú y flores y árboles.

También podemos pensar en los establecimientos educacionales: Arturo Echazarreta (también el estadio lleva su nombre), Domingo Ortiz, Julio Montt, Humberto Moath, Manuel Bravo y Manuel de Salas.

¿En Casablanca no hubo mujeres que dejaron una huella? Al parecer no solo hemos omitido a quienes fueron parte de la historia del país, sino también de la comuna. Las excepciones a nivel nacional son Gabriela Mistral, Violeta Parra y Marcela Paz, con solamente pasajes que llevan su nombre en la villa Santa Bárbara.

Con la ayuda del licenciado en filosofía Carlos Carroza, quien por varios años lideró el área de patrimonio de Casablanca, determinamos que las excepciones más conocidas en la ciudad son Ana Román Waldner, la primera regidora en el concejo municipal. Ella reemplazó al fallecido Roberto Loyola y desde hace un par de años un pasaje de la villa Nueva Costanera Uno lleva su nombre. Otra salvedad es Inés Parada, con una de las calles donde está emplazado el colegio que fundó. Finalmente, tenemos el caso de Paula Pineda, en una vía de la villa María Elena. (*)

Carroza me comentó que otros ejemplos de mujeres que dejaron huella – sin un reconocimiento – son el de Clotilde Garretón de Soffia, quien fue una de las primeras mujeres en inscribirse en los registros electorales a fines del siglo 19, interpretando la ley electoral de la época que estipulaba que solo podían votar mayores de 21 de años que supieran leer y escribir, sin especificar el género. En respuesta a la acción de ella y otras mujeres de San Felipe y La Serena, la autoridad cambió la ley electoral y precisó que solo podían votar “varones mayores de 21” que supieran leer y escribir.

Otra mujer destacada en estudios patrimoniales es Ana Pastor, quien fue una de las principales comerciantes del pueblo, fundadora de la actualmente conocida fábrica El Nogal, que antiguamente se llamaba «Darling». Se suma a ella Elsa Carrera, la primera mujer en manejar un microbus realizando el trayecto Casablanca/Valparaíso. Finalmente, un caso reciente y más compartido en las casas casablanquinas es la doctora Talia Ifisa, impulsora de la medicina rural en Casablanca y connotada artista y escritora.

Sin duda que Casablanca tiene muchas mujeres más que han dejado una huella en nuestra historia, quienes han sido invisibilizadas por la cultura patriarcal. ¿Qué les parece cambiar un poco esto?

Nota*: Pese a consultas varios investigadores y autoridades, tanto el autor como la dirección del medio, no se pudo disponer de una reseña de la persona.

Las opiniones vertidas en esta columna son de responsabilidad de quien las emite. Y no necesariamente, va de la mano con la línea editorial de Espacio Regional.

Comparte!
0

Deje su comentario en su plataforma preferida