Desde protectores solares a base de luche hasta desalinizador de agua para uso agrícola desarrollaron escolares de la región de Valparaíso

En Programa de Emprendimiento ejecutado por de Academia Ciencia Joven, iniciativa contó con el apoyo de Corfo y reunió a colegios de las regiones de Valparaíso y Metropolitana

(Información vía CP)

Desde desalinizadores de agua para el cultivo agrícola, jardines verticales, hornos solares, repelentes de insectos y protectores solares a base de luche, fueron algunos de los 56 proyecto presentados por los más de 300 escolares de las regiones de Valparaíso y Metropolitana que participaron en la Feria STEM y Emprendimiento, realizada ayer en la Quinta Vergara.

La muestra -que contó con apoyo Corfo-, fue organizada por la Academia Ciencia Joven y correspondió a la instancia final del proceso de trabajo anual desarrollado en 20 colegios.

Eduardo Guzmán, director de la Academia, quien precisó: “Se trabajó en siete comunas de la región de Valparaíso: Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana, Limache, Olmué y Quillota y, en tres comunas de la Región Metropolitana: Puente Alto, Lampa y Ñuñoa”.

“Los niños trabajaron todo el año -desde abril hasta la semana pasada- oportunidad en la que afinaron los últimos detalles para venir a exponer sus proyectos la feria”, indicó.

Tras conocer los proyectos realizados por los estudiantes, el director regional de Corfo, Juan Fernando Acuña, destacó la importancia de entregar en la etapa temprana de los estudiantes, las herramientas para emprender. “Los estudiantes tienen muy buenas ideas y debemos apoyar y aprovechar ese aporte. Es por eso que como Corfo nos interesa desarrollar los programas de emprendimiento dirigidos a los estudiantes”.

DINÁMICA DE LA ACADEMIA

Los colegios participantes de este programa trabajaron en talleres extra programáticos con una hora y media a la semana. En dichos cursos el profesor y el tutor de la Academia Ciencia Joven apoyaron a los escolares a desarrollar sus proyectos.

“La temática de cada uno de los proyectos surgió del interés de los propios estudiantes, quienes viendo su propio contexto y necesidades, definieron el desafío”, destacó Guzmán.

Ante el problema de la escasez hídrica que afecta a la zona y a la producción agrícola, los estudiantes del liceo de Limache decidieron hacer un desalinizador para el cultivo agrícola. Elizabeth Grandón explicó que el agua de mar contiene entre 35 a 40 gramos de sal por litro y una planta para vivir necesita máximo 4 gramos de sal por litro. “Nosotros logramos con nuestro desalinizador llegar entre los 2 y 4 gramos de sal por litro”, recalcó.

Para lograr aquello, los estudiantes construyeron un desalinizador por tres filtros de carbón activo, seguido de arena, piedras medianas y piedra pómez.

“El carbón absorbe tóxicos y algunos minerales, en este caso la sal. La piedra pómez absorbe las moléculas de sal. Luego el agua pasa a hervidor que funciona con energía solar. Después del proceso de la evaporización se condensa y baja por canaletas con el agua apta para regar”.

Los proyectos ganadores en materia de emprendimiento fueron los siguientes: “Fly-out”, un repelente de insectos elaborado con productos naturales y “Protect Luch”, un protector solar realizado a base de luche. El proyecto “Fly-out” fue elaborado por alumnos de enseñanza básica del Colegio Luis Cruz Martínez de Quilpué, mientras que el proyecto “Protect Luch” fue desarrollado por alumnos de enseñanza media del Colegio Guardiamarina Riquelme, de Valparaíso.

Deje su comentario en su plataforma preferida